miércoles, 22 de febrero de 2017

Función directiva pública en #DirecciónPública17

Resultado de imagen de función directiva públicaPues a pesar de la argumentación con la que no puedo más que estar de acuerdo en su mayoría, sigo pensando que puestos en una balanza, sopesados pros y contras, sería preferible, al menos a día de hoy y en las actuales circunstancias, un modelo en que hubiera una auténtica separación de poderes aunque la clase política no realizara ese papel de vertebración o articulación entre el poder legislativo (que ya se reserva en exclusiva esta clase política), el ejecutivo y, dicho sea de paso, el judicial.

Y que, de este modo, esos dos poderes fueran totalmente independientes como propugnaba Rousseau y se jerarquizaran por una meritocracia pura en lugar de estar supeditados al legislativo, y por tanto, contaminados por él, a través de la vinculación de confianza.

Además, de esta forma, avanzaríamos en la profesionalización y despolitización de ambos poderes que, aunque no defiendo que no tenga una faceta conveniente, desde mi humilde punto de vista, aporta menos de lo que lastra.

Por supuesto, no me estoy refiriendo a modelos puros (no soy un talibán) pero sí a los criterios preponderantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada