lunes, 23 de agosto de 2010

¿Es la regulación la panacea?

Tras el descrubrimiento de que el sistema de registro de incidencias técnicas de Spanair pudo estar deshabilitado como consecuencia de infección por virus y/o troyanos y de que esta circunstancia pudo afectar al hecho de que el avión Spanair JK5022 realizara el despegue con las consecuencias que todos conocemos y después de la nota de prensa publicada por el Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León, surgen muchas cuestiones.

El colectivo de profesionales titulados en informática se ha apresurado a reclamar, de nuevo, una regulación muy reivindicada, harto de escuchar que ésta no es necesaria dado que no están claros los riesgos para la sociedad civil de una mala praxis.

No es que este desgraciado suceso haya venido a descubrirnos nada nuevo. Los que llevamos toda la vida trabajando en informática sabemos que, cada vez, más vidas dependen de este tipo de sistemas. Yo mismo he trabajado en el desarrollo de sistemas de combate navales (sí, de los que controlan el lanzamiento de misiles y torpedos, por ejemplo) y todos hemos leído alguna vez como un sistema informático robótico permite a un cirujano realizar en remoto una delicada operación, entre otros muchos ejemplos.

Parece evidente que hay un problema y que no se está tratando con la necesaria seriedad por parte de las administraciones: la regulación cada vez se hace más imprescindible.

También es cierto que sería absurdo volver a cometer los mismos errores que se han cometido con otras regulaciones anteponiendo el beneficio de algunos (reducidos) colectivos al beneficio y la seguridad de la masa social usuaria y sufridora (hasta el momento) de los sistemas informáticos (o, al menos, de algunos).

Vivimos tiempos distintos, la informática y su despliegue en la sociedad no se parecen a ninguna otra disciplina que concozcamos, el espacio europeo de educación superior plantea un marco de referencia que habrá que tener en cuenta, el corporativismo ha demostrado adolecer de muchos defectos históricamente y en la actualidad...

Pero, personalmente, creo que carecer completamente de responsabilidad civil y de un código deontológico de obligado cumplimiento no ayuda en absoluto a que los profesionales sean plenamente conscientes de las consecuencias de su trabajo y de la importancia de una adecuada preparación tanto de los jefes o responsables como de los equipos de colaboradores.

Fuentes no citadas:

http://www.javiergarzas.com/2010/08/spanair-troyanos-colegios-informatica.html

4 comentarios:

  1. Ciertamente, y por ahí deben ir los caminos de la regulación: + bien social y - coto privado para algunos.

    ResponderEliminar