jueves, 23 de febrero de 2017

Creación de valor público en #DirecciónPública17

El más claro ejemplo de creación de valor público en los últimos tiempos me parece la adopción de los principios de Gobierno Abierto en la administración y, particularmente, en lo tocante a la Transparencia.

La apertura de datos que conlleva y su posibilidad de tratarlos por medios informáticos nos garantiza, no sólo la posibilidad de realizar una labor de control de la administración conveniente y necesaria, sino que ha puesto a disposición de los ciudadanos una ingente cantidad de datos con los que trabajar y con los que generar nuevos servicios que la administración no provee por sí misma.

Resultado de imagen de creación de valor público carreteras españolas 

Recuerdo que mi proyecto final de carrera consistió en la aplicación de algoritmos matemáticos para implementar un navegador. La mayor parte del trabajo consistió en la recopilación manual de datos de distancias entre los puntos navegables de los distintos mapas. Si por entonces, como ocurre ahora en la mayoría de los casos, la administración pusiera a disposición de la ciudadanía recursos cartográficos procedentes de sus sistemas de información geográfica GIS en formatos informatizables, cosa que buscamos e intentamos en su día, nos hubiéramos ahorrado una ingente cantidad de trabajo iterativo, manual y mecánico, para dedicarlo a mejorar la solución por una más creativa, innovadora e ingeniosa.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Gobernanza y gestión pública en #DirecciónPública17

Resultado de imagen de gobernanza y gestión pública

A mí me parece claro que la definitiva irrupción de la gobernanza y la gestión pública en la administración actual pasa por tres pasos fundamentales:
  1. Incuestionable apoyo de la dirección a estos proyectos que no tienen un retorno de la inversión tan claro y directo a corto plazo.
  2. La profesionalización permanente del cuerpo de empleados públicos de la administración. Esto no implica la reconversión del régimen estatutario en laboral, muy al contrario creo que la inamovilidad es una característica imprescindible para garantizar independencia y profesionalidad.
  3. La sistematización y mecanización completa de los procesos de evaluación de las políticas públicas que forme parte inseparable del proceso de tramitación normativa y que esté apoyado y cuente con las tecnologías informáticas.
Esto permitiría objetivizar los resultados de la administración y permitir evaluar no sólo a las políticas sino a los equipos que las implementan realimentando a su vez la profesionalización y, al medir y proveer resultados demostrables, favoreciendo el apoyo de la dirección.

Función directiva pública en #DirecciónPública17

Resultado de imagen de función directiva públicaPues a pesar de la argumentación con la que no puedo más que estar de acuerdo en su mayoría, sigo pensando que puestos en una balanza, sopesados pros y contras, sería preferible, al menos a día de hoy y en las actuales circunstancias, un modelo en que hubiera una auténtica separación de poderes aunque la clase política no realizara ese papel de vertebración o articulación entre el poder legislativo (que ya se reserva en exclusiva esta clase política), el ejecutivo y, dicho sea de paso, el judicial.

Y que, de este modo, esos dos poderes fueran totalmente independientes como propugnaba Rousseau y se jerarquizaran por una meritocracia pura en lugar de estar supeditados al legislativo, y por tanto, contaminados por él, a través de la vinculación de confianza.

Además, de esta forma, avanzaríamos en la profesionalización y despolitización de ambos poderes que, aunque no defiendo que no tenga una faceta conveniente, desde mi humilde punto de vista, aporta menos de lo que lastra.

Por supuesto, no me estoy refiriendo a modelos puros (no soy un talibán) pero sí a los criterios preponderantes.

jueves, 24 de febrero de 2011

El paso de la democracia representativa a la democracia directa

Pintada en la puerta de un IES que encontré una mañana de camino al trabajo

Quizá, como demuestra la iniciativa del Parlamento Británico de la que leí hace poco en que se proponía la votación popular de propuestas de ley previo a su tramitación en el propio Parlamento, el nivel tecnológico de nuestra sociedad está en vías de alcanzar el punto de madurez que permita prescindir del sistema de partidos que tan pernicioso se nos demuestra día a día.

Basada en tecnologías asimiladas a la del DNI electrónico (que todo sea dicho aún puede mejorar y madurar un poco más tecnológica y normativamente).

Cualquier prueba o piloto que se vaya haciendo en el sentido del voto electrónico nos ayudará a caminar en la dirección correcta.

Si el poder corrompe, la soberanía popular no delegada es la mejor cura anticorrupción.

A mí personalmente no me importaría dedicar media hora diaria a revisar y votar las propuestas de ley, proponer enmiendas, plantear iniciativas que puedan convertirse en proyectos, etc.

En cualquier caso, si alguien prefiere asociarse, afiliarse y organizarse en colectivos con intereses comunes y, financiándose con las cuotas de sus propios afiliados, gestionar la delegación del voto de éstos, tampoco habría ningún problema.

Además no tendrías que atarte a esa asociación por periodos completos de 4 años, en el momento que se votara algo con lo que no estás de acuerdo, revocas la delegación y votas por ti mismo o te asocias a otro grupo.

De este modo acabaríamos con financiaciones dudosas, concesiones a cambio de apoyos políticos, politización de las administraciones y sueldos y prebendas extraordinarios, ¿o no?

Conste que no creo que se trate de un problema de políticos o de la clase política sino del propio sistema que da demasiado poder (y durante demasiado tiempo) a los representantes elegidos.

No me considero mejor persona que la mayoría de los políticos pero el sistema determina que, salvo excepciones, para llegar a un puesto de relevancia política hay que recabar muchos apoyos que, una vez alcanzada la posición reclamarán concesiones que pueden convertirse en privilegios, abusos, alegalidades y, finalmente, ilegalidades y corruptelas, con una gradación tal que se corre el riesgo de estar en la posición que siempre dijimos que jamás ocuparíamos sin apenas darnos cuenta.

Aún tenemos fresco en la memoria el discurso de un presidente de gobierno de un país extraordinariamente relevante en el que se pusieron todas las esperanzas del mundo. En ese discurso decía que iba a acabar con los grupos de presión ("lobbys" en inglés). Pues bien, aún no hay señales de que haya avanzado en esa tarea, al igual que en tantas otras. Más aún, recientes filtraciones que todos conocemos apuntan en otra dirección bien distinta.

Tampoco dice mucho a favor del sistema político actual que, a todas luces, sea más rentable electoralmente hablando (y no lo digo yo, se lo oí decir a Jordi Sevilla) poner a parir al rival político que llegar a acuerdos en materias de interés común.

Incluso podemos extraer un corolario de lo anterior que se cumple casi siempre, la oposición siempre estará más dispuesta a llegar a un acuerdo con el gobierno en una materia altamente impopular (que produzca un gran desgaste) y aún así le dará todas las vueltas que pueda antes para que el desgaste sea el mayor posible (véase la Ley Sinde) ya que sabe que el día de mañana sólo se recordará que esa materia la legisló el partido en el gobierno y no que fue con el apoyo de la oposición.

En cambio, jamás llegará a acuerdos en materias claramente beneficiosas para todos o populares porque es consciente que puntuarán más en el casillero del gobierno y antes de llegar a un acuerdo agotará todas las excusas posibles (pacto antiterrorista, pactos por el empleo, por revitalizar la economía...). De la misma forma que en el caso anterior, pero justo al contrario, las rentas electorales del pacto o el acuerdo irán para el partido en el gobierno y nadie se acordará que salieron adelante con el apoyo de la oposición.

No me digáis que no es para replantearse el sistema de partidos.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Un punto de vista distinto sobre el tema de los controladores

Que no digo yo que todos los controladores sean unos santos y no quieran ganar más dinero y trabajar menos horas (¿y quién no?).

Pero ya resulta extraña una demonización tan salvaje, parecida a la que desde algunos sectores, mejor dicho, personas, se está practicando también con los funcionarios públicos especialmente en Andalucía.

Como en cualquier caso, siempre es bueno oír las dos posturas de un conflicto para poder hacerse una idea más real, pues ahí va mi pequeña colaboración.

Y, sí, yo también caí en la tentación de poner a parir a los controladores a pesar de no haberme pasado el puente en un aeropuerto... y al gobierno también.

http://bloguionistas.wordpress.com/2010/12/04/no-controles/

sábado, 11 de diciembre de 2010

Contra la corrupción, transparencia salvaje

Pintada en la puerta de un IES que encontré una mañana camino del trabajo
¿Es posible que estemos viviendo tiempos interesantes de verdad?

¿Esto puede ser una auténtica revolución como no ha habido otra en un siglo?

http://www.enriquedans.com/2010/12/a-letter-from-anonymous-9th-of-december-2010.html

lunes, 23 de agosto de 2010

¿Es la regulación la panacea?

Tras el descrubrimiento de que el sistema de registro de incidencias técnicas de Spanair pudo estar deshabilitado como consecuencia de infección por virus y/o troyanos y de que esta circunstancia pudo afectar al hecho de que el avión Spanair JK5022 realizara el despegue con las consecuencias que todos conocemos y después de la nota de prensa publicada por el Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León, surgen muchas cuestiones.

El colectivo de profesionales titulados en informática se ha apresurado a reclamar, de nuevo, una regulación muy reivindicada, harto de escuchar que ésta no es necesaria dado que no están claros los riesgos para la sociedad civil de una mala praxis.

No es que este desgraciado suceso haya venido a descubrirnos nada nuevo. Los que llevamos toda la vida trabajando en informática sabemos que, cada vez, más vidas dependen de este tipo de sistemas. Yo mismo he trabajado en el desarrollo de sistemas de combate navales (sí, de los que controlan el lanzamiento de misiles y torpedos, por ejemplo) y todos hemos leído alguna vez como un sistema informático robótico permite a un cirujano realizar en remoto una delicada operación, entre otros muchos ejemplos.

Parece evidente que hay un problema y que no se está tratando con la necesaria seriedad por parte de las administraciones: la regulación cada vez se hace más imprescindible.

También es cierto que sería absurdo volver a cometer los mismos errores que se han cometido con otras regulaciones anteponiendo el beneficio de algunos (reducidos) colectivos al beneficio y la seguridad de la masa social usuaria y sufridora (hasta el momento) de los sistemas informáticos (o, al menos, de algunos).

Vivimos tiempos distintos, la informática y su despliegue en la sociedad no se parecen a ninguna otra disciplina que concozcamos, el espacio europeo de educación superior plantea un marco de referencia que habrá que tener en cuenta, el corporativismo ha demostrado adolecer de muchos defectos históricamente y en la actualidad...

Pero, personalmente, creo que carecer completamente de responsabilidad civil y de un código deontológico de obligado cumplimiento no ayuda en absoluto a que los profesionales sean plenamente conscientes de las consecuencias de su trabajo y de la importancia de una adecuada preparación tanto de los jefes o responsables como de los equipos de colaboradores.

Fuentes no citadas:

http://www.javiergarzas.com/2010/08/spanair-troyanos-colegios-informatica.html